El Procurador del Común

Qué es

El Procurador del Común de Castilla y León es una Institución propia de la Comunidad, que tiene encomendada por las Cortes de Castilla y León la misión de defender y proteger los derechos constitucionales de los ciudadanos y los derechos y principios reconocidos en el Estatuto de Autonomía de Castilla y León. Entre sus funciones está la de supervisar la actividad de la Administración de la Comunidad Autónoma, de los Ayuntamientos y Diputaciones castellanos y leoneses, entidades locales menores y de los diferentes organismos que dependan de ellas. 

El Procurador del Común es el Alto Comisionado de las Cortes de Castilla y León, elegido por mayoría cualificada por un periodo de cuatro años. Cada anualidad presenta ante las Cortes un Informe sobre el número de quejas recibidas, tramitación seguida y resultado de sus actuaciones. 

El Procurador del Común de Castilla y León es una institución independiente, no recibe instrucciones de ninguna autoridad y desempeña sus funciones con absoluta autonomía y objetividad. Las funciones y competencias de este Alto Comisionado están reguladas en la Ley 2/1994, de 9 de marzo, del Procurador del Común de Castilla y León, de las Cortes de Castilla y León. 

Los representantes políticos de los ciudadanos de Castilla y León, es decir los procuradores de nuestras Cortes Autonómicas, eligen al Procurador del Común por mayoría de las 3/5 partes y por un período de cuatro años.

 

Quién es

Javier Amoedo Conde

Nacido en Vigo (Pontevedra) es licenciado en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela. Excedente en la carrera judicial, ingresó en la carrera fiscal en el año 1968, siendo nombrado al año siguiente Fiscal de la Audiencia de Barcelona. En 1971 se trasladó a la Audiencia Provincial de León, donde ascendió a teniente Fiscal en 1994. Desde diciembre de 2003 y hasta su toma de posesión como Procurador del Común, el 2 de noviembre de 2005, ejerció como Fiscal Jefe de la Audiencia Provincial de León. A lo largo de su trayectoria profesional ha tenido una importante vinculación con el mundo académico, debido a que ha ejercido como profesor de Derecho Civil en la Academia de San Raimundo de Peñafort de León entre 1971 y 1975. Además, ha sido profesor de Derecho Penal y Civil en la Universidad de León hasta el curso 1999-2000. Javier Amoedo ostenta la Cruz de Honor de San Raimundo de Peñafort en reconocimiento a su trayectoria humana y profesional y la insignia de Oro de la Facultad de Derecho de la Universidad de León. Además, le han sido concedidas la Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil, con distintivo blanco y la Cruz al Mérito Policial, también con distintivo blanco y la Medalla del Cuerpo de la Policía Local con distintivo de plata.

Desde abril de 2012, Javier Amoedo afronta su segundo mandato como Procurador del Común de Castilla y León, tras ser ratificado por unanimidad por el pleno de las Cortes autonómicas, para seguir al frente de la Institución.

En el marco de la XVIII Asamblea General de la Federación Iberoamericana del Ombusdman, (FIO), celebrada en Puerto Rico en noviembre de 2013, el Procurador del Común, Javier Amoedo fue designado miembro del Comité Directivo de esta Federación, como representante de los Defensores del Pueblo autonómicos del Estado Español, para el bienio 2013-2015.La FIO agrupa a Defensores del Pueblo estatales, provinciales y de comunidades autónomas de 20 países iberoamericanos y constituye un foro para la cooperación, el intercambio de experiencias así como la promoción, difusión y fortalecimiento de la institución del Ombusdman.

 

Cómo se elige

Los representantes políticos de los ciudadanos de Castilla y León, es decir los procuradores de nuestras Cortes Autonómicas, eligen al Procurador del Común por mayoría de las 3/5 partes y por un período de cuatro años.

Para asegurar la imparcialidad e independencia del Procurador del Común de Castilla y León, la ley determina que este cargo es incompatible con cualquier otro, sea por elección o por designación.

Tampoco puede estar al servicio de la Administración Pública, ni afiliado a partidos políticos, sindicatos, ni desempeñar funciones directivas en Asociaciones, Fundaciones y Colegios Profesionales, ni ejercer actividad laboral, mercantil o profesional alguna.

¿ Qué puede hacer por ti ?

La intervención del Procurador del Común tiene lugar a instancia de cualquier persona que considere que la Administración, las autoridades o funcionarios han vulnerado sus derechos o lesionado sus legítimos intereses.

El Procurador del Común también supervisará la actuación de la Administración Pública por iniciativa propia.

Las administraciones deben dar cumplimiento a los requerimientos de información que se cursen desde el Procurador del Común. 

Si el Procurador del Común deduce que han existido irregularidades podrá formular advertencias a la Administración, así como recomendaciones, sugerencias o recordatorios, para que se corrijan las anomalías, debiendo informar a los interesados del resultado de sus actuaciones.

Las resoluciones del Procurador del Común no son ejecutivas. No puede imponer sus decisiones a la Administración. Su autoridad moral deviene de su elección por los representantes de los castellanos y leoneses y de su relación con las Cortes de Castilla y León de las que es Alto Comisionado. Trabaja con absoluta independencia y profesionalidad. 

El Procurador del Común rinde cuentas de sus gestiones en un informe que presenta a las Cortes Autonómicas. En este Informe Anual se recogen las quejas que le han dirigido los ciudadanos y las medidas que ha tomado para resolverlas, las investigaciones que ha llevado a cabo y los resultados obtenidos. 

Historia

La institución del Defensor del Pueblo de Castilla y León fue creada con el nombre de Procurador del Común por la Ley 2/1994, de 9 de marzo, de las Cortes de Castilla y León. Ley que aún está en vigor, aunque posteriormente fue reformada por la Ley 11/2001, de 22 de noviembre, para introducir algunas mejoras técnicas en su regulación.

Desde el reinado de Alfonso X el Sabio, existieron en los territorios de León y de Castilla diversas figuras encargadas de 'facer iusticia e enmendar las cosas mal fechas', como el Alguacil del Rey al que se le encomendaron, entre otras, las funciones de 'evitar fraudes, corruptelas y abusos de los poderosos' y otras surgidas posteriormente con fines similares, pero seguramente, una de las relevantes fue la figura del Procurador del Común o Procurador General del Común, que, a lo largo de los últimos años del siglo XV y primeros del XVI, surgió en diversas ciudades de Castilla y León. Por ello se adoptó ese nombre lleno de reminiscencias históricas para designar al Defensor del Pueblo de Castilla y León.

En 1999 esta figura fue incorporada al Estatuto de Autonomía de Castilla y León, que en su última reforma llevada a cabo en el año 2008 modificó sus competencias y le atribuyó naturaleza de institución propia de la Comunidad Autónoma.

La institución del Procurador del Común comenzó a funcionar provisionalmente en 1995, en el Castillo de Fuensaldaña (Valladolid), sede en aquel momento de las Cortes de Castilla y León,  trasladándose poco después a su emplazamiento en la Casa del Peregrino en la ciudad de León. Actualmente se encuentra sito en el número 4 de la calle Sierra Pambley de León.

El primer titular de la institución fue D. Manuel García Álvarez, Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de León que desempeñó el cargo entre los años 1995 y 2005, siendo sustituido por D. Javier Amoedo Conde, actual Procurador del Común de Castilla y León.

 

CITA PREVIA
Al objeto de mejorar la eficacia y agilizar la atención directa y personalizada a los ciudadanos, se recomienda que las quejas se presenten por escrito en las visitas concertadas mediante cita previa a través del teléfono 987 270 095 o a través del correo electrónico procurador@procuradordelcomun.es.

Teléfono: 987 27 00 95
Fax: 987 27 01 43
procurador@procuradordelcomun.es

Sierra Pambley, 4, 24003 León

Procurador del Común de Castilla y León © 2015